Quienes somos.

Alternativa Sindical Obrera Canaria se define estatutariamente como una organización sindical comprometida firmemente con la eliminación de cualquier forma de explotación y de opresión que atente contra la libertad y la dignidad de las personas. Orientamos nuestra intervención en la lucha hacia la defensa de los intereses económicos, políticos y sociales de la clase trabajadora canaria y del Pueblo Canario en su conjunto y en consecuencia, la conquista de la Soberanía Nacional y Popular de Canarias. Contribuimos con nuestra actividad a la mejora de nuestras condiciones de vida y trabajo, y nos oponemos radicalmente a cualquier tipo de explotación capitalista y opresión nacional.

Crisis y Universidad: de intelectuales a hacedores de ‘papers’

Crisis y Universidad: de intelectuales a hacedores de ‘papers’

Fernando García-Quero   miembro de Economistas Sin Fronteras




La Universidad está inmersa en un proceso que aniquila intelectuales y los convierte en un nuevo tipo de ser académico cuyo fin último es hacer papers. No se se fomenta un profesorado que intente enseñar más allá de los cánones establecidos o colabore con asociaciones u organizaciones sociales.
Aunque parezca mentira y difícilmente creíble, la evolución durante las últimas décadas de las políticas públicas en el ámbito universitario español ha generado unos incentivos perversos que están acabando con la reflexión y el pensamiento crítico en todos los niveles de la sociedad. En el sistema universitario español no se valora ni se fomenta en absoluto un profesorado que prepare clases, envíe trabajos a sus estudiantes y los corrija, intente enseñar más allá de los cánones establecidos, imparta charlas fuera del ámbito académico sobre cuestiones que considere importantes para formar ciudadanos con ideas propias, colabore con asociaciones u organizaciones sociales, escriba en medios divulgativos para transmitir lo que hace, o se preocupe por influir en sus entornos más cercanos.
Esas actividades, que para cualquiera que no conozca el funcionamiento de la Universidad pueden parecer las obligaciones diarias del profesorado universitario, no sólo no lo son, sino que la persona que las lleve a cabo está dificultando considerablemente sus posibilidades para consolidarse en las plantillas de las universidades españolas.
Quien realiza ese tipo de actividades porque las considera imprescindibles para su labor académica está restando tiempo para lo que más se valora en la Universidad española, publicar artículos científicos en revistas con alto impacto, los llamados papers en el lenguaje anglosajón[1]. Papers que en la mayoría de las ocasiones, al menos en ciencias sociales, que es el ámbito que mejor conozco, no sirven para mucho, no aportan gran cosa a la sociedad y no mejoran en absoluto la realidad más próxima a los investigadores e investigadoras que los realizan.
Papers que están haciendo cada vez más difícil encontrar en las universidades españolas profesorado con el que poder discutir de diversas cuestiones desde una perspectiva multidisciplinar y crítica, profesorado que asista a charlas por el gusto del saber, que lea más allá de lo indispensable para publicar o que se implique en actividades con el fin de que la sociedad mejore.
Las reglas de juego en la esfera universitaria española han cambiado peligrosamente las motivaciones y los comportamientos de su profesorado. La Universidad española, le pese a quien le pese, está inmersa en un proceso que aniquila intelectuales y los convierte en un nuevo tipo de ser académico cuyo fin último es hacer papers sin pausa, sin poso y sin reflexión. Aunque nuestras universidades se vanaglorien constantemente de estar cada vez mejor posicionadas en los rankings internacionales de excelencia, no engañan a nadie y mucho menos a los que conocemos la situación desde dentro. Quienes estamos inmersos en el sistema universitario español y quienes lo sufren en sus carnes, estudiantes en su mayoría, conocemos bien lo que se cuece dentro y lo mucho que dejan por desear grados, posgrados, maestrías y demás estudios ofertados en nuestras facultades.
En mi opinión nada de esto es baladí y tiene gran influencia en la realidad social, política y económica que nos está tocando vivir. Cuando se conoce el funcionamiento interno de la Universidad y los estímulos bajo los que se trabaja dentro de ella, se llega fácilmente a la conclusión de que al fin y al cabo no es tan de extrañar la crisis multidimensional en la que nos encontramos. Demasiado bien estamos, diría yo, sobre todo teniendo en cuenta que en el lugar del conocimiento por excelencia, en el lugar donde deberían de gestarse las alternativas y formarse seres humanos que luchen por la igualdad y la justicia social, hay un sistema de incentivos para generar estudiantes mediocres, sin reflexión y manipulables, académicos y académicas sin discusión, catedráticos y catedráticas sin cátedra ni conversación e intelectuales sin intelecto.
Claro está, así es mucho más fácil hacer cambios que van en contra del interés general y favorecen los intereses de las minorías que ostentan el poder. Por suerte para todos y todas, aún hay muchas resistencias y un número considerable de profesorado y estudiantes, independientemente de que se les valore o no, siguen luchando y trabajando por crear una Universidad cuyo objetivo principal sea utilizar el conocimiento para una transformación social hacia la igualdad. A ellos y ellas, mi gratitud y admiración, porque cualquier cambio a mejor pasa por una Universidad comprometida, crítica y con capacidad de lucha.
Nota:
[1] El factor de impacto es un indicador bibliométrico dirigido a clasificar y evaluar la calidad de las revistas científicas. Cuanto mayor factor de impacto tiene una revista, mayor calidad y rigor se le suponen.

Las miserias de la Universidad española contadas desde dentro.

Las miserias de la Universidad española contadas desde dentro

La conversación no tiene desperdicio. Y se produjo entre la actual consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, y su  directora general de Universidades e Investigación, Clara Eugenia Núñez, quien años después ha reproducido en un libro lo que allí se dijo. Núñez había sido contratada directamente por Esperanza Aguirre con un encargo: “Regenerar las instituciones”.
La consejera y su subordinada hablaban de los IMDEA, un ambicioso programa científico que todavía hoy pretende atraer talento a la Comunidad de Madrid, carente de una masa crítica de investigadores. Fue en ese contexto cuando Figar dijo a la directora general: “Me dicen que tus investigadores (sic) no asisten a las reuniones ni a comités, se limitan a investigar”. Y prosiguió: “Ya sé que publican muchos papers, pero ¿quién les dice en qué tienen que investigar?, se preguntó.
La respuesta de Núñez fue inmediata y aplastante:
–Si hubiera que decírselo, no serían investigadores.
–Claro, claro –siguió argumentando la consejera–, pero además de investigar, ¿qué hacen?
Ni que decir tiene que, al poco tiempo, la directora general fue destituida de su cargo y las universidades madrileñas y sus centros de investigación son hoy pasto de todo tipo de políticas descabelladas. La consejera, sin embargo, como en el cuento de Monterroso, sigue allí.
No es desde luego el único caso. Ni siquiera el más sangrante. La España de las autonomías se ha llenado de campus universitarios bajo la atenta mirada del poder político, que, como dice Clara Eugenia Núñez, han inventado la biblioteca-espectáculo, poco espacio para el estudio y el depósito de libros y mucho para el divertimento. Algunos datos lo corroboran. En 1975, había en España 28 universidades, pero en 2007 ya eran 77 (de ellas, 50 públicas) con 132 campus universitarios. Es decir, una por provincia. Hoy existen tantos campus como institutos de enseñanza media había en España a comienzos del siglo XX.
Excelsa mediocridad
Tanto dispendio, sin embargo, no evita una realidad dolorosa: ninguna universidad española se encuentra entre las 200 mejores del mundo, lo que da idea de tan excelsa mediocridad. Y lo que probablemente sea más preocupante: su irrelevancia social es absoluta.
Eso es, precisamente, lo que denuncia Clara Eugenia Núñez en Universidad y Ciencia en España, un libro que acaba de ver la luz y que refleja las miserias desde dentro (cinco años como directora general de Universidades) de una institución esencial en la formación de sociedades avanzadas, pero que en España se ha convertido (salvo en excepciones) en una inmensa agencia de colocación de profesores desmotivados y mal pagados, y en un inmenso aparcamiento de jóvenes condenados al paro o al subempleo.
Como sostiene Núñez, en España ni hemos aprendido de Francia, donde las universidades fueron un proyecto de Estado para defender la libertad frente a injerencias políticas o religiosas, ni de Alemania, donde el modelo diseñado por Humboldt puso el énfasis en la investigación como la clave de bóveda de una formación superior de carácter humanista. Ni, por supuesto, de las universidades norteamericanas, que combinan los centros de investigación con la larga tradición de los college británicos y su obsesión por cultivar élites del conocimiento.
Nada de eso ha sucedido en España, donde el clientelismo político y el caos organizativo se han apoderado de su funcionamiento. Algo en lo que tiene mucho que ver, como sostiene Núñez, su deficiente diseño institucional, calcado al de las comunidades autónomas, que son quienes meten mano en su funcionamiento al margen de cualquier racionalidad académica.
La autora del libro pone un ejemplo. Es evidente que cada año hay un desfase brutal entre la oferta de plazas universitarias y la demanda de titulaciones, lo que obliga a muchos alumnos que no alcanzan la nota a matricularse en otras disciplinas que no desean, con el consiguiente fracaso académico y económico. ¿Y por qué no se cambia el sistema?, se pregunta Núñez. Su respuesta no deja lugar dudas. A nadie importa la oferta educativa, “sino la permanencia en sus puestos de miles de profesores, muchos de ellos redundantes en la Universidad”.
Un ‘lobby’ para capturar rentas
Su conclusión es que la Universidad se ha convertido “en un lobby cuyo principal objetivo es obtener rentas públicas” bajo la amenaza permanente de presión política y movilización en la calle. El resultado sólo puede ser uno: España gasta en centros universitarios una cantidad “comparable” con otros países de la OCDE, pero los resultados académicos están muy por debajo de lo que cabría esperar en un país que destina tantos recursos a su sostenimiento. Sin duda, porque la Universidad tiene mucho más que ver con la política que con el conocimiento.
Dos casos lo acreditan. En la Universidad Carlos III, la plantilla de profesores contratados creció sospechosamente antes de unas elecciones a rector (impulsadas por el rector saliente Peces-Barba) para que su voto determinara los resultados de la votación a favor de su candidato; mientras que el exrector Berzosa, de la Universidad Complutense, lo que hizo fue subir los sueldos a los trabajadores para lograr la reelección (lo cual consiguió). Como dice Núñez, “su liberalidad, con los fondos públicos por supuesto, puso en apuros a todas las demás universidades públicas de Madrid, cuyos sindicatos empezaron a presionar a favor de un trato similar en aras de una supuesta equidad”.
Y es que el nepotismo, el compadreo, viene de lejos. La exdirectora general de Universidades de Madrid recuerda que la primera reforma –de 1983– permitió el ascenso a catedráticos de los entonces llamados profesores agregados. ¿El resultado? “Muchos diputados a Cortes y altos cargos en el Gobierno socialista se beneficiaron de esta medida”. El caso de Jon Juaristi, que también acabó siendo director general de Universidades con Lucía Figar, es igualmente significativo.

PAN, EMPLEO, TECHO Y LIBERTAD

   PAN, EMPLEO, TECHO Y LIBERTAD 

            Hoy, 128 años después de la manifestación del 1º de Mayo en Chicago y de la Huelga posterior en la Unión Americana, reivindicando la jornada laboral de 8 horas y con ella la posibilidad de disponer de tiempo para el descanso y la familia, la clase trabajadora conmemora aquellos hechos y rinde homenaje a los dirigentes sindicales anarquistas que fueron condenados a morir en la horca en un proceso judicial fraudulento y ejecutados el 11 de noviembre de 1886: Parsons, Spies, Fischer y Engel, así como a Louis Lingg, quien supuestamente se habría suicidado en prisión, cuando realmente fue otra víctima de ese espantoso crimen de Estado.
            Las razones y principios de aquella lucha mantienen plena vigencia ante la brutal campaña de destrucción  y recortes de derechos laborales y sociales que con la excusa de la crisis capitalista, han puesto en marcha los gobiernos, la patronal y el gran capital financiero siguiendo los dictados de la troika  (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) y que amenaza a un amplio abanico de  derechos y libertades públicas como por ejemplo, la protesta laboral y ciudadana, el derecho al aborto o la capacidad  de los pueblos para decidir su futuro.
            Por ello,  en Canarias, los sindicatos firmantes denunciamos y rechazamos las consecuencias de las políticas de austeridad, ajustes y recortes: las sucesivas reformas laborales que han abaratado y facilitado el despido y la precariedad laboral, las reformas del sistema público de pensiones  que endurecen el acceso a las mismas y reduce sus cuantías, la reforma del artículo 135 de la Constitución decidida por el PSOE y el P.P. para que el pago de la llamada deuda soberana prime sobre los derechos de las personas, el ataque a los servicios públicos esenciales –y a sus trabajadores- como la Sanidad, La Educación y la Dependencia, etc. Políticas que aplicadas en Canarias por el Gobierno C.C.-PSOE,  han llevado a que la jornada laboral en Canarias supere las 8 horas diarias, constituyendo la más larga del Estado, que los salarios hayan bajado ostensiblemente experimentando un retroceso de diez años siendo  un 15% inferiores a la media del Estado, que  371.000 personas estén en situación de desempleo y de ellas, casi  la mitad no cobre ninguna prestación económica, que se incrementen la pobreza y la exclusión social, que la cobertura de la Ley de Dependencia sea la más baja del Estado, que  70 mil personas aguardan para recibir asistencia sanitaria o que encabecemos las cifras de fracaso escolar en relación a los países del continente europeo.
            Frente a esta crítica y preocupante situación laboral y social, lamentamos que a las Confederaciones de CCOO y UGT lo que les preocupe sea el llamado diálogo social con el Gobierno y la Patronal y den la espalda a la lucha contra las políticas de austeridad y los recortes sociales, como demuestra  su notable ausencia de las movilizaciones  del pasado 22 de marzo. La necesidad de agruparnos para resistir a la ofensiva de la patronal y de los gobiernos a su servicio tropieza con el silencio de las grandes centrales sindicales. No podemos pasar por alto el nuevo acto de deslealtad hacia los trabajadores canarios infringido recientemente por las direcciones de CC.OO y UGT, comprometiéndose con el gobierno C.C.-PSOE y la patronal a formalizar un nuevo pacto social a pesar de las agresiones que estos ejercen contra los trabajadores. Con estos graves hechos, ambas organizaciones han impedido cualquier posibilidad de unidad sindical en Canarias el 1º de Mayo.           
            En este 1º de Mayo las organizaciones firmantes nos unimos y movilizamos:
            1.- En defensa del empleo digno y estable frente al paro y la exclusión social. Salario Mínimo digno. Renta básica para las personas sin recursos. Persecución del fraude fiscal.
            2.- Por la derogación de las reformas laborales y de la reforma de las pensiones públicas.
            3.- Por el derecho a la vivienda. Frente a los desahucios: dación en pago, alquiler social. Solución habitacional siempre.
            4. Demandando recursos para una aplicación efectiva de la Ley de Dependencia.
            5.- En defensa de la Sanidad y la Educación Pública. No al copago y a las listas de espera. No a los conciertos sanitarios y educativos. Por la derogación de la LOMCE.
            6.- Contra la criminalización de la protesta social. Contra la reforma judicial de Ruiz Gallardón y contra la prohibición del derecho al aborto: por el derecho de las mujeres a decidir Contra la Ley de Seguridad Ciudadana y de Seguridad privada que recortan las libertades.
            7.- Por la auditoria de la llamada Deuda soberana y el impago de la deuda ilegítima.
            Hacemos un llamamiento a la lucha y la movilización a la clase trabajadora en Canarias y a todos los movimientos sociales que resisten y no se resignan. Llamamos por tanto a la rebelión democrática y ciudadana, para luchar contra los recortes y los abusos, por los derechos de los trabajadores, por las libertades democráticas plenas. En este Primero de Mayo en Canarias gritamos bien alto en la calle: PAN, EMPLEO, TECHO Y LIBERTAD. 
Cobas        EA-Canarias      FSOC      Intersindical Canaria       USO

BDS Académico por Palestina


Estimados y estimadas colegas,
El colectivo “BDS Académico por Palestina” ha abierto una campaña de recogida de firmas y adhesiones de apoyo al siguiente manifiesto y a la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel impulsada por la sociedad civil palestina en el año 2005. La campaña de BDS a Israel ha tenido un enorme crecimiento y se está erigiendo en la última alternativa para obligar a Israel a respetar los derechos de la población palestina y presionarle para que cumpla con las resoluciones de Naciones Unidas y la legalidad internacional. 
El Manifiesto ya ha sido firmado por más de 600 profesores e investigadores (entre ellos 75 catedrático/as y figuras como Josep Fontana, Miren Etxezerreta, Carlos Taibo, Arcadi Oliveres, etc.). Asimismo, 100 miembros del PAS y cientos de estudiantes han dado también su apoyo. Por otro lado, es importante resaltar que sindicatos de estudiantes, de trabajadores y profesores, grupos de investigación e, incluso, un Departamento de una universidad española se han adherido a nuestra campana. Es un apoyo sin precedentes en el continente Europeo y estamos seguros que la lista de firmantes no va a dejar de crecer. Aquí puede leerse el Manifiesto, firmar y ver la lista de firmantes:
Aquí pueden leerse dos artículos sobre nuestra campaña en la prensa. 1 y 
Creemos que el mundo académico no puede mantenerse ajeno a este debate. En el último año el físico Stephen Hawking y hasta cuatro asociaciones académicas de los EEUU se han sumado al boicot académico como forma de apoyar el llamamiento hecho por la sociedad civil palestina el año 2005. Asimismo, la Unión Europea ha establecido un novedoso boicot de facto a toda colaboración con universidades y centro de investigación israelís situados en territorios ocupados.
Es importante resaltar que el BDS hace un llamamiento a romper con las INSTITUCIONES académicas israelíes como forma de presión política y no tiene como objetivo a los académicos de dicho país.  En los siguientes enlaces, puede verse una explicación del BDS y de su crecimiento aquí, aquíaquí y aquí. Asimismo, ya está disponible el libro “BDS por Palestina” con artículos de Judith Butler, John Berger, Angelga Davis entre otros. Aquí más información sobre el libro.
La campaña recoge firmas individuales (PDI, PIF, PAS, estudiantes) y también de colectivos (véase el formulario), es decir, de sindicatos de estudiantes, de trabajadores, grupos y centros de investigación, departamentos, colegios profesionales, asociaciones científicas, etc.
El 15 de mayo del 2014, día de la Nakba, daremos una rueda de prensa y haremos la presentación pública de los resultados de la campaña en diferentes ciudades del Estado español. Asimismo, se hará llegar el Manifiesto y las adhesiones a los Rectores y a los responsables de la política universitaria del país.
La única vía para que las universidades españolas dejen de ser cómplices de un sistema de ocupación, colonización y Apartheid es sumando el máximo de apoyo posible.
¡Firma y difunde!
El Manifiesto y el formulario para firmar pueden encontrase en catalán, euskera, gallego e inglés (por separado) en la siguiente entrada.

Manifiesto de Solidaridad con el Pueblo Saharaui de la Universidad de La Laguna

El Pueblo Saharaui vive una grave situación desde hace ya 38 años, cuando en 1.975 fue expulsado de su territorio en el Sáhara Occidental por la ocupación de Marruecos y Mauritania, con la firma de los Acuerdos Tripartitos de Madrid en noviembre de 1.975, impidiéndose con ello la celebración del previsto Referéndum de Autodeterminación, bajo los auspicios de la ONU y en el marco de su Resolución 1514, que reconoce este derecho a los pueblos colonizados. Desde ese momento, el Pueblo Saharaui vive un verdadero drama humanitario, sometido a una diáspora en la que gran una parte de su población en Campamentos de Refugiados, otra en los territorios ocupados del Sáhara Occidental y el resto repartida por el mundo.
El Pueblo Saharaui tiene reconocido su derecho a la Autodeterminación y a ejercitarlo mediante un Referéndum libre y democrático en múltiples y reiteradas Resoluciones de la ONU, en diversos pronunciamientos de la Unión Europea y en el Dictamen del Tribunal Internacional de Justicia de octubre de 1.975. A pesar de ello, Marruecos ocupa ilegalmente el territorio del Sáhara Occidental y bloquea sistemáticamente la celebración del Referéndum, creando en la zona una situación de inestabilidad y vulnerando los principios del Derecho Internacional.
El Estado Español tiene una responsabilidad histórica, política, jurídica y moral al ser la antigua potencia colonial y propiciar con la firma de los ilegales Acuerdos Tripartitos de Madrid de 1.975 la ocupación del territorio, impidiéndose con ello culminar el proceso de descolonización. A pesar de la ocupación, ni la ONU ni ningún país del mundo reconoce la soberanía marroquí sobre el territorio al ser un proceso descolonizador inconcluso, reafirmándose que la única solución que respete la legalidad internacional y que sea firme y duradera se debe propiciar en el marco del Derecho de Autodeterminación del Pueblo Saharaui, bajo los auspicios de las Naciones Unidas.
Existe una enorme preocupación por la situación de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental, expresada en las resoluciones de las Naciones Unidas, en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, al igual que en los informes del Relator de la ONU contra la Tortura y la reciente visita del enviado personal del Secretario General de la ONU, Sr. Christopher Ross, a los territorios ocupados. Igualmente, prestigiosas organizaciones defensoras de los Derechos Humanos han denunciado la situación, como Amnistía Internacional y la Fundación Robert Kennedy de EE.UU. El propio representante de los EE.UU. en el Consejo de Seguridad planteó una propuesta de ampliar el mandato de la MINURSO a los Derechos Humanos. Esta situación crea un clima de represión y de intimidación en la población saharaui, que sufre todo tipo de vulneraciones en sus derechos políticos, sociales y económicos, tal como señala el Parlamento Europeo con la Resolución de fecha 22 de octubre de 2013, en que se aprueba el llamado ‘informe Tannock’.
Por otra parte, las enormes dificultades para solventar las necesidades de carácter humanitario en los Campamentos de Refugiados de Tinduf están a punto de provocar una catástrofe humanitaria. Las carencias alimentarias, sanitarias, de abastecimiento de agua, equipamientos sociales y educativos y de otras necesidades básicas están llevando a la población refugiada a una situación de desesperación, agravándose todo ello con la disminución de la ayuda humanitaria de los países donantes, como consecuencia de la crisis económica y los recortes sociales y presupuestarios.
Así mismo, se tienen serias dificultades para afrontar los costes de un proyecto tan conocido como es “VACACIONES EN PAZ”
En base a lo anteriormente expuesto el Consejo de Gobierno de la Universidad de La Laguna, en su calidad de máximo órgano colegiado de gobierno de esta Institución, desea hacer públicas las siguientes manifestaciones:  
Primera.- Reiterar el apoyo al derecho que tiene reconocido el Pueblo Saharaui a la Autodeterminación y a ejercitarlo a través de un Referéndum libre, democrático y en el que se planteen todas las opciones, tal como reconoce el Derecho Internacional y, sobre todo, las reiteradas resoluciones de la ONU. El conflicto tiene su origen en un proceso de descolonización que no ha concluido, por lo que cualquier fórmula que no respete este principio se aleja de una solución efectiva y realista.  
Segunda.- Mostrar la preocupación por la situación de los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados que afecta a la población civil saharaui del Sáhara Occidental e instar el cese inmediato de la represión, la liberación de todos los presos políticos saharauis defensores de los Derechos Humanos., el fin del expolio de los recursos naturales y el acceso al territorio de observadores internacionales. En este sentido es esencial la ampliación del mandato de la MINURSO para garantizar el respeto de los Derechos Humanos en el Territorio y que la ONU garantice no sólo el alto el fuego, sino que evite la vulneración de los Derechos Humanos, hasta la celebración del Referéndum.  
Tercera.- Hacer pública su intención de apoyar, en la medida de las disponibilidades presupuestarias, los proyectos de ayuda humanitaria destinados a paliar las graves carencias de productos básicos en los campamentos de refugiados, sobretodo en alimentación, salud, educación, vestidos, calzados y servicios básicos. Hacer un llamamiento al Gobierno de España, al resto de instituciones públicas y a la población para que, en el marco de sus posibilidades, mantengan e incrementen la Cooperación humanitaria, y, en especial, el proyecto de “Vacaciones en Paz” que posibilita la llegada y acogida temporal de miles de niños y niñas.  
Cuarta.- Solicitar al Gobierno de España y al de Canarias que sigan manteniendo una posición clara en defensa de la legalidad internacional y la implementación de los acuerdos de la ONU para desbloquear la celebración del Referéndum que impide el Gobierno de Marruecos
Igualmente es necesario que el Gobierno de España estudie la posibilidad del reconocimiento efectivo del Frente Polisario, como representante legítimo del Pueblo Saharaui, tal como lo considera la ONU, y facilite y otorgue a sus representantes el mismo status diplomático del que goza la Misión Diplomática Palestina en el Reino de España, con el objeto de facilitar sus iniciativas políticas y humanitarias en nuestro país, orientadas a responder a las necesidades del Pueblo Saharaui.
Quinta.- Hacer un llamamiento a la opinión pública, organizaciones solidarias, sociales, educativas, sindicales e instituciones públicas para apoyar estas justas demandas de la población saharaui. Igualmente instar a la Comunidad Internacional, en especial a la ONU y a la UE, para que en sus relaciones con el Gobierno de Marruecos le insten a garantizar la legalidad internacional, las resoluciones de la ONU, y en especial, la celebración del Referéndum de Autodeterminación y el respeto de los Derechos Humanos de la población saharaui en los Territorios Ocupados.  
La Laguna, a veintiocho de marzo de dos mil catorce.